Compartir
Boeing-Starliner

Agencias

Los astronautas de la Nasa Butch Wilmore y Suni Williams, a bordo de la nave espacial Starliner de Boeing, llegaron con éxito a la Estación Espacial Internacional (ISS) aproximadamente 26 horas después del lanzamiento desde la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral. Los astronautas monitorizaron a Starliner mientras realizaba de forma autónoma una serie de maniobras para acercar constantemente la nave espacial al laboratorio en órbita antes de acoplarse.

Durante el vuelo, Wilmore y Williams realizaron con éxito demostraciones de pilotaje manual de Starliner y completaron un período de sueño. No obstante, antes de que la tripulación durmiera, los equipos de la misión identificaron tres fugas de helio en la nave espacial. Una de ellos se discutió previamente antes del vuelo junto con un plan de gestión y las otras dos ocurrieron cuando la nave espacial llegó a órbita.

Para monitorizar y gestionar estas fugas, los tres colectores de helio se cerraron en vuelo durante el período de sueño de la tripulación y se reabrieron antes de las operaciones de encuentro y atraque. Después del acoplamiento, todos los colectores de Starliner se cierran según los planes normales.

Fallo de propulsores

Cuando Starliner comenzó su aproximación a la ISS, cinco propulsores del sistema de control de reacción fallaron durante el vuelo. Los equipos de la misión realizaron una serie de pruebas de fuego caliente que reactivaron cuatro de los propulsores mientras la tripulación pilotaba manualmente la nave espacial en el punto de espera de 200 metros de la estación.

Después de volver a seleccionar cuatro de los propulsores, Starliner tuvo la tolerancia a fallos necesaria para acercarse a la estación espacial para acoplarse. En el punto de espera de 10 metros, el equipo de la misión completó las evaluaciones de preparación del sistema y procedió al atraque. La apertura de la escotilla del Starliner comenzó poco antes de la recepción y bienvenida de los astronautas residentes en la ISS.

De camino a la ISS, la tripulación completó una serie de pruebas, incluido el vuelo manual de Starliner por primera vez en el espacio. Los dos astronautas de Starliner, que se unen a otros siete que actualmente viven en la estación, ayudarán con varias pruebas y realizarán experimentos científicos mientras estén en el espacio.

«Es sorprendente unirse a la flota de naves espaciales comerciales capaces de realizar servicios de transporte tripulado hacia y desde la estación espacial para la Nasa. Nuestros equipos han hecho un gran trabajo para llegar a este punto», dijo Kay Sears, vicepresidenta y directora general de Sistemas Espaciales de Inteligencia y de Armas de Boeing Defence, Space & Security.

Después de pasar aproximadamente una semana en órbita, Wilmore y Williams abordarán Starliner y regresarán a casa.

Fuente: Actualidad Aeroespacial

Compartir