Compartir

Agencias

Grupo Televisa, uno de los principales proveedores de servicios de telecomunicaciones en el país, recibió la resolución del Instituto Federal de Telecomunicaciones que deja sin efectos la declaratoria de agente económico con poder sustancial en el servicio de televisión y audios restringidos, con lo que finalizó un conflicto de cuatro años con el regulador del sector.

La resolución, que deja sin efecto la declaratoria que abarcaba 35 mercados de siete estados de la República, fue entregada este viernes por el IFT, como se conoce al encargado de velar por el buen funcionamiento del sector de telecomunicaciones, en cumplimiento a una sentencia emitida por un tribunal federal hace unos meses.

“Con esta resolución queda sin efecto también el procedimiento iniciado por el IFT para imponer medidas asimétricas a la compañía y sus subsidiarias, y se dejan de aplicar las medidas directamente previstas para estos efectos en la normatividad vigente”, dijo Televisa en un comunicado.

La empresa y sus filiales fueron declaradas con poder sustancial en el servicio de televisión y audio restringidos o STAR a finales de 2020, luego de la compra de activos vinculados a servicios residenciales de Axtel, una operación acordada en 2018 y que derivó en una pesquisa por parte de la Autoridad Investigadora del IFT un año después.

En la resolución de 2020, el pleno del IFT determinó que Grupo Televisa era líder en cada uno de los 35 mercados relevantes, una posición que reforzó tras la compra de activos de Axtel y que hasta ese momento no había sido contrarrestada por sus competidores.

“Los índices de precios crecientes y los altos márgenes de rentabilidad de Grupo Televisa proporcionan evidencia consistente con la existencia de un agente que no enfrenta restricciones competitivas que limiten efectivamente su capacidad de fijar precios”, dijo el Instituto en aquella ocasión.

Los 35 mercados en los que la empresa y sus filiales, incluida Cablevisión, conocida comercialmente como Izzi, se encuentran en Aguascalientes, Chihuahua, Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Nuevo León y San Luis Potosí.

“La compañía considera que la determinación del IFT es inconsistente con anteriores resoluciones emitidas por dicho Instituto en otras investigaciones sobre poder sustancial en ese mismo mercado. Por lo anterior, considerará los medios de defensa a su alcance”, dijo Grupo Televisa en un comunicado en aquella ocasión.

Días después, la empresa presentó una demanda de amparo y dos años después un juzgado federal se lo concedió bajo el argumento de irregularidades en el proceso de investigación por parte del IFT.

El proceso legal llegó a un tribunal colegiado, que en febrero invalidó la declaratoria de poder sustancial, al considerar que el regulador excedió el periodo legal de 90 días para determinar el poder sustancial por parte de la empresa; además también consideró que la investigación del IFT debió investigar no solo el mercado de televisión y audio restringido, sino también en redes de comunicaciones de servicios de voz, dato y video, de acuerdo con algunos reportes.

El fallo del tribunal colegiado incluso llevó a la empresa a incrementar 10% el precio de sus acciones en febrero a su mayor precio desde el inicio de este año.

Fuente: Axis

Compartir